Para que una empresa quiera contratar un servicio de asesoramiento sobre las redes sociales, ha de entender el mundo 2.0, conocer las ventajas y desventajas de estar, y ser realista en los planteamientos. Habrán oído en alguna ocasión que “hablar no es vender” pues eso mismo se puede trasladar a las redes sociales, no porque una empresa todos los días publique en una red social pongamos por ejemplo twitter una oferta nueva, una promoción, o un artículo nuevo va a vender mas, la verdad es que no.

Esa empresa podrá obtener un resultado a medio/ largo plazo si pregunta a sus followers (seguidores) que les gustaría, les hace partícipes de iniciativas, les informa de temas de su sector, comenta anécdotas, ofrece mensajes frescos y distintos, mil ideas.

Imaginaros por ejemplo, una empresa que acaba de entrar en facebook, y antes de nada, de presentarse, de preguntar que es lo que más gusta de sus productos o servicios, de dar la bienvenida, empieza a bombardear a sus seguidores con “descuento de un 10%”,  “últimos productos x”, “oferta 2*1 esta semana” cosas así, ¿no os agobiaría? ¿no os molestaría? porque la conclusión que se saca, es que ahí el seguidor no pinta nada, simplemente oye, pero no puede intervenir, ni opinar.

Tenemos que entender que las redes sociales son para escuchar, debatir, hablar, comentar e incluso criticar (siempre con respeto y educación) y no solo para pregonar nuestros servicios para eso se supone que cada uno tiene su web.