1. Si sabemos escuchar, los demás sentirán la confianza necesaria para ser sinceros con nosotros.

2. La persona que nos habla se siente valorada. Y ésta es una de las formas más baratas y más sencillas de poner en práctica la motivación.

3. Escuchar tiene efectos tranquilizantes y facilita que se eliminen tensiones. Y esto es muy importante en ambientes laborales donde el estrés se está convirtiendo en el protagonista principal de las comunicaciones.

4. Favorece una relación positiva con su interlocutor. Ya sea que usted ocupe o no un puesto directivo, siempre le servirá para fomentar unas buenas relaciones.

5. Permite llegar al fondo de los problemas y no tomar medidas de emergencia que, con el tiempo, son peor remedio que la enfermedad.

6. Logramos respeto hacia nosotros de la persona que nos habla. Porque el respeto es una de esas cosas importantes en la vida, que “cuanto más se reparte más se tiene”.

7. Es una recompensa para la persona con la que hablamos. De ahí que deba ser utilizada con prudencia cuando nos relacionamos con personas que tienden a hablar en exceso.

Esas siete pautas sobre la escucha activa son imprescindibles para realizar una buena campaña de marketing, de posicionamiento de marca y de conocimiento de nuestro producto o servicio en las redes sociales, hablar, excuchar, debatir, compartir, experimentar.

De nada nos sirve estar en las redes sociales, con el único fin de colgar nuestro catálogo, publicitar descuentos, y decir que somos los mejores, los más maravillosos y que lo hacemos todo genial, si no ofrecemos algo distinto, si no nos distinguimos por algo, la gente no nos va a seguir, no va a querer ser seguidor de nuestra marca y eso dará como resultado que hablemos solo para nosotros mismos, así que nada, a seguir escuchando.