Si estás impartiendo webinars o cursos online y para inscribirse estás solicitando mínimo un mail y nombre completo (algunos solo les falta pedirte tus rutinas diarias, hábitos de consumo, etc) ¿has realizado correctamente la adaptación a la normativa actual de protección de datos?

Es decir, ¿has realizado previamente una auditoría de riesgos, un registro de actividades de tratamiento, donde aparecen las personas que pueden acceder a los datos que gestionas, en qué formatos, o si cedes datos a otros colaboradores o empresas?

La normativa no es solo ese apartado en el que aparece “Acepto la política de privacidad” en absoluto, esa política de privacidad es solo la punta del iceberg de una serie de trámites, documentos y pasos previos que si no has realizado de nada te sirve tener ese apartado de política de privacidad en tu suscripción a un curso o webinar.

Si eres autónomo o pyme debes saber que estás obligado a realizar una seria de trámites para adaptarte a la actual normativa de protección de datos que afecta no solo a nuestro país sino a toda la Unión Europea a raíz de la entrada en vigor del Reglamento Europeo de protección de datos en mayo de 2018.

Webinar sobre Ideas creativas en el que participó nuestra CEO Carolina San Miguel organizado por AEMME

Cuatro Noventa ha participado en estas semanas en varios webinars (de ideas creativas, de protección de datos y de digitalización) y en todos ellos había que aceptar la política de privacidad, pero esa política de privacidad pertenecía a una entidad con DNI o CIF y que además contaba con su Registro de actividades, Análisis de riesgos, entre otros tramites legales y obligatorios.

Si eres usuario de cursos o webinars y sueles participar, asegúrate que esos datos se recopilan con el objetivo de que participes en esa jornada o curso y no para vender los datos, difundirlos o compartirlos sin tu consentimiento explícito.

Y si por el contrario, eres organizador de cursos o webinars, asegúrate de que cuentas con toda la seguridad jurídica y todos los trámites obligatorios respecto a la protección de datos antes de recopilar datos y utilizarlos para cometidos para los que no te los han cedido, porque recuerda, que más vale prevenir que curar.