Ayer finalizó el primer curso que hemos organizado para el CDT de Castellón, y si no pasa nada será el primero de muchos, ya no solo por el interés del CDT en realizar este tipo de cursos, sino por la predisposición de los asistentes a aprender, a conocer, a investigar y a crear.

La predisposición cuando impartes un curso es vital porque se produce un feedback entre asistentes y “profesor” que ayuda a que el curso sea mucho más fructífero, el interés por conocer cosas nuevas, y más si tenemos en cuenta que al curso acude gente de la hostelería centrado en su hotel, pensión, bar, camping,… que bastante hace con sobrevivir en los momentos que estamos, ese interés por conocer es increíble, su predisposición a aprender se reflejaba en sus preguntas, dudas y puntualizaciones, pero la parte más interesante y al mismo tiempo más agradecida es cuando la gran mayoría mostraban su interés por crear sus perfiles, cuentas y páginas en las redes sociales, por saber como configurarlos y cómo cambiarlos, etc.

La idea del curso además de mostrar las diferentes herramientas, plataformas y posibilidades que presta internet, era dar la posibilidad a los asistentes de una manera práctica, poder abrir sus perfiles, páginas, un blog, etc.

Por nuestra parte creemos que el curso ha sentado por lo menos las bases para mostrar un nuevo escaparate de su empresa, la oportunidad que las redes sociales les ofrece y partir de ahí, cada uno decide estar, cómo y de qué manera.